“YO SOY” ALEGRÍA – LORD LING

Vengo a ustedes con una ALEGRÍA que no se marchitará, una LUZ que no morirá, una ESPERANZA que no pasará, una VERDAD que no permanecerá al lado de ustedes durante todos los dramas de la vida terrenal, porque “YO SOY” ALEGRÍA y, al aproximarse a Mí, la pena es instantáneamente transmutada para que cosechen con júbilo lo que han sembrado con lágrimas.


Si ustedes aspiran a estar verdaderamente alegres, les aconsejo que permanezcan pacientes ante la adversidad, serenos ante la decepción y humildes en los momentos de grandes logros, evitando los extremos y viviendo una vida simple y humilde, libres de toda pretensión. Porque la ALEGRÍA no es una experiencia emocional ocasional, sino una relación personal DIOS y es la misma fortaleza en ustedes.


Reconozcan el Fuego Divino que arde en el Altar de sus corazones: una maravillosa Llama Divina que no humea. Esta Llama brilla en el corazón con toda Su luminosidad y gloria, como la Deidad que se manifiesta en todas sus actividades, descansando en Suprema Armonía y Alegría. Sin ese Fuego Divino, ustedes no conocerían la vida, y tal como el hombre piensa en su corazón, así es él. Absorban este pensamiento y dejen que la Alegría, la Felicidad y la Risa moren dentro del receptáculo del corazón e irradien para bendecir a toda vida con optimismo y amor jubiloso, porque ustedes seguramente encontrarán que en la raíz de todas las cosas hay Alegría. La Alegría es la fuente principal de una salud radiante, así que dejen que habite en sus corazones, y permitan que se expresen en sus ojos.


Piensen siempre en cosas alegres, tengan sentimientos alegres, sean una PRESENCIA JUBILOSA y dejen que su Presencia sea una Fuerza Ascensional Sanadora que eleve a toda vida que ustedes contacten desde la desesperación a la Felicidad, haciendo un esfuerzo por levantarse de todos los tropiezos en los escalones, hacia la LUZ DEL “YO SOY”. En Verdad, el fruto del Espíritu es Alegría.


SEAN POSITIVOS. Derriben las murallas de pensamiento negativo, y construyan para ustedes mismos PALACIOS DE ALGRÍA, PAZ Y VERDAD, donde morarán con el Cristo y encontrarán liberación de toda pena. Inclínense ante la Gran Ley, y la Eterna Verdad y Alegría serán de ustedes. Escalen el Sendero de la Luz y, cuando el egoísmo muera, todas las lágrimas serán enjugadas y no habrá más pena; solo ALEGRÍA ETERNA Y OMNIABARCANTE, que es la piedra angular del Logro Victorioso en la Luz.


Busquen únicamente el Sendero que los conduzca hacia el interior del mismísimo corazón del “YO SOY”, porque dentro