TRES GRANDES YOGAS


Existen Tres Grandes Yogas: el Âtman-Yoga, el Îshwara Yoga y el Parabrahman Yoga.


ÂTMAN YOGA


El Âtman-Yoga considera la unificación con el Real Ser.


El Âtman Yoga hace que los cuatro vehículos inferiores, -las Envolturas Física, Etérica, Emocional y Mental Inferior-, se unifiquen, mediante el perfeccionamiento y la purificación, con el Âtman que cada uno lleva dentro de sí.

El Âtman Yoga se puede realizar concentrándose, meditando, contemplando y decretando el siguiente mantra: “So Ham Âtman” o “Yo Soy el Âtman Espiritual.


ÎSHWARA YOGA

El Îshwara Yoga trata de la unión con Dios como o el Gran, Gran, Gran Sol Espiritual Central. Se puede decretar, para lograr el Îshwara Yoga: “So Ham Îshwara” o “Yo Soy uno con el Gran Sol Espiritual Central”.


Para lograr el Âtman Yoga es necesario realizar tres Yogas que tienen relación estrecha con el “cuaternario inferior”: El Hatha Yoga, con la Envoltura Físico–Etérica; el Bakti Yoga, con la Envoltura Emocional; y el Raja Yoga, con la Envoltura Mental.


HATHA YOGA

El Hatha Yoga se ocupa de la unión con Îshwara o Saguna Brhaman por medio del perfeccionamiento del “Anna Maya Kosha o Envoltura Física”, a través de la práctica de ejercicios físicos y del Prânâyâma o “Santo Aliento”, para que sea expresión perfecta y saludable de la Divinidad. Fue el Yoga de la Lemuria practicado para acondicionar las Envolturas Físicas.


Con sus ejercicios, el Hatha Yoga puede producir beneficios fisiológicos que facilitan el correcto fluir de la energía del Âtman en el cuerpo, como puede ser realizar el Padmasana, o Postura del Loto, para la Meditación.