JESÚS Y EL PRINCIPIO DE CORRESPONDENCIA

Jesús se refirió al Principio de Correspondencia cantidad de veces, porque le encantaba; una de ellas fue cuando dijo: “Todo lo que atéis en la tierra será atado en el cielo. y todo lo que desatéis en la tierra será desatado en el cielo” Cuando le preguntaron a Jesús: "¿Dónde está el Reino de los Cielos?”, Él respondió: “El Reino de los Cielos está entre vosotros”. Esto significa que Dios está dentro de nosotros y no tenemos que ir a buscarlo en ningún templo externo, porque andaremos siempre equivocados y no lo hallaremos. Lo más pertinente es que nos tranquilicemos y comencemos a observar en nosotros mismos la Divina Presencia de Dios.

Jesús se refirió al Principio de Correspondencia al explicar: “¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? Pues si vosotros siendo malos sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más nuestro Padre que está en los cíelos dará buenas cosas a los que le pidan?. Por Principio de Correspondencia, te tienes que dar cuenta de que si un padre humano es incapaz de poner a su hijo a asarse en una cocina, de condenarlo eternamente a un castigo, mucho menos Dios, que es nuestro Padre, lo hará. Una persona llena de amor no hace sufrir al ser que ama. Nosotros somos hijos de Dios y Dios nos ama inmensamente, por eso es incapaz de hacemos padecer.
Texto extraído del libro: "PADRE NUESTRO METAFÍSICA" de Rubén Cedeño publicado por Editorial Señora Porteña