DOS SENDEROS


Existen dos senderos que el verdadero buddhista puede tomar: uno es el sendero hacia el Objetivo Final, alcanzado a través del mundo de la forma, a través de la trascendencia de toda la naturaleza humana, hasta que el individuo se convierte en uno con esa Fuente, "YO SOY", y elije permanecer así, sumando la conciencia de su estado de alerta a la refulgencia de esa Fuente; de esta manera, el Nirvana expande su gloria a medida que cada uno lo alcanza y se convierte en parte de esa Luz de ese Reino. Luego está el otro sendero, en el cual, después de haber probado la magnificencia de la unidad con la Fuente de Todo Bien, habiéndose unido en conciencia y permanecido con ese Bien, uno elije, haciendo uso de su libre albedrío, descender al mundo de la forma, y esforzarse por irradiar esa conciencia del Cuerpo Causal del Creador y formar un anclaje de la Presencia de la Divinidad para los seres no ascendidos.

Extraído del libro CAMINO DEL MEDIO de GAUTAMA