YO PERSONAL


El "yo personal" tóxico es lo único negativo que existe, causante de problemas, desarmonía y sufrimientos en la vida, que impide concienciarse o asumir la meditación. Es necesario sanear el "yo personal", estudiándolo, comprendiéndolo y quitándole poder.

El "yo personal" está lleno de maldades, errores, ignorancia, desamor, inarmonías, mentiras, agresividades, condenaciones y culpas. La personalidad se ofende y defiende de todo aquel que la contradice. Lae "Suprema Realidad" no tiene problemas; estos los tiene la personalidad.

La personalidad es como el minotauro del "Laberinto de Creta" y como el "Retrato de Dorian Grey", que tiene su terror del umbral.

Al "terror del umbral" se le dice "linga sharira". Es un monstruo conformado por la acumulación de negatividad que la personalidad ha generado, que se interpone entre la persona y la "Realidad Suprema", en la meditación, impidiendo la espiritualidad, la liberación de la "Rueda de la Vida" o la Ascensión.

El "yo personal" es lo amado "ego inferior", conformado por las envolturas física, vital, emocional y mental, una sombra que se opone a la "Suprema Realidad".

El "yo personal" es una ilusión creada por la mente, los sentimientos, las palabras y las acciones. Al "yo personal" se le dice, en sánscrito, "chaya" o "sombra".

El verdadero propósito del "yo personal" es ser un instrumento recaudador de autoconsciencia, asuntos externos e internos, que, al desnegativizarse, se transforma en expresiñon de la "Suprema Realidad".

Extracto del libro: "Meditación, Iluminación y Nirvana" de Rubén Cedeño.