VEGETARIANISMO

Vegetarianismo es el régimen alimenticio que se abstiene de comer cadáveres como es la carne de ganado, aves, pescados o mariscos.


En Metafísica la gente es libre y no se inculca ni se promueve ser vegetariano. Pero al uno entrar a estudiar metafísica comienzan a limpiarse las células del cuerpo por el hecho de que se empieza a vivir en un mundo mental-espiritual, y de acuerdo con el Principio de Correspondencia: “Como es Abajo es Arriba”, todo el ser evoluciona a la vez. El estudiante nota, tarde o temprano, que comienza a no necesitar la carne como alimento, y llega a rechazarla sin que nada, ni nadie lo fuerce a ello. Es la persona sola la que rechaza la carne sin que nadie se lo imponga. El vegetarianismo no se le obliga a nadie, no se cuestiona el ingerir carne, pero hacia eso vamos a parar todos.


Uno por sí mismo va a dejar la carne a medida que vayamos evolucionando, pero a costa de eso, no se debe creer que porque alguien es vegetariano está más evolucionado que los demás. Las vacas son vegetarianas y no tienen ninguna evolución espiritual.


No se puede forzar al vegetarianismo, no es lo que entra por la boca del hombre lo que lo contamina. Usted si quiere puede ser vegetariano, es extraordinario, muy saludable, pero no se puede cifrar un adelanto espiritual por el vegetarianismo.


Es una falsedad cifrar la evolución espiritual por el vegetarianismo.


Hay escuelas espirituales que enseñan que para poder hacer contacto con Dios hay que adoptar posiciones complicadas de yoga, casarse o no, ser célibes o no, ser heterosexual, comer o no comer carne. Todo eso pertenece al Plano Físico y Astral y no tiene nada de espiritual. Tú para comunicarte con Dios solo tienes que hablar con Él. No hay que hacer más nada. Él te oye y te entiende, esas vegetariano o carnívoro, gay o heterosexual, católico metafísico, judío o musulmán.


El Salmo 46, dice una gran verdad: “¡Callad!, Y sabed que Yo Soy Dios”. Que Dios está dentro del silencio.


No es de ninguna importancia espiritual estar ocupados en las dietas físicas en las comidas. La purificación de los vehículos inferiores, con el Fuego Sagrado, ponen en función la Ley del Equilibrio y acelerará el apetito por las cosas espirituales y todo quedará compensado, y el ropaje Físico manifestará lo que hay en el interior.


Extraído del Libro: “DELICATESES METAFÍSICAS VEGETARIANAS” de Rubén Cedeño.