REGLAS

El Maestro El Tibetano es el que más reglas de Jerarquía Espiritual ha revelado para “Discipulado”, y son unas pocas de las tantas por las se rige el orden de Shamballa; sin ellas, Shamballa no sería lo que es. Ni el propio Maestro El Tibetano ni ninguno de los Maestros de la Jerarquía las negarían jamás, ya que si lo hicieran, la logia negra invadiría y tomaría las riendas de la humanidad, algo que Ellos nunca van a permitir que pase. La Paz, la Armonía y la Justicia tienen un precio, no vienen ni se mantienen solas, sino con esfuerzos y, a veces, estos tienen que ser muy fuertes, producen críticas y condenaciones entre los que no saben de qué se tratan, ni han hecho nada por mantener el orden y la disciplina en el mundo.


Ahora cabe decir que hay estudiantes espirituales muy básicos que, por la rebeldía a la cual alude y condena el Maestro Serapis Bey, no quieren sujetarse a ningún orden ni a reglas, y les resulta muy fácil canalizar o aceptar o un mensaje que afirma que los Maestros abolieron todas las reglas. Eso es igual a decir que en un país se abolió la “Constitución Nacional” o la “Carta Magna”. Si eso fuera verdad, habría que salir corriendo de ese lugar inmediatamente, ya que se acabaría el estado de derecho y sobrevendría la anarquía, donde los ladrones, asesinos y todo tipo de delincuentes tomarían el mando del país y lo destruirían en cuestión de días. Si no hay reglas, triunfa la ilegalidad.


En la Tierra hay naciones de primer mundo que gozan de prosperidad, paz, adelanto tecnológico, excelentes condiciones sociales, pero en los momentos de crisis planetaria han tenido que salir a luchar para sostener estas conquistas, han cometido errores, han sido criticados y condenados; pero no importa, allí siguen en pie como “la Flor de la Humanidad”. “Como es arriba, es abajo”, así les ha pasado a los más excelsos grupos espirituales.


Extraído del Libro “ESOTERISMO DE LA METAFÍSICA – TOMO II”, de Rubén Cedeño. Editorial Señora Porteña.


Artículos Destacados