PRIMOGENITURA

La primogenitura es la dignidad, las prerrogativas o los derechos que tiene un primer hijo de recibir la transmisión de la herencia, los poderes y las bendiciones. Puede haber primogenitura sanguínea, moral, discipular o espiritual.
[...]
Bendición de la Primogenitura Espiritual o Discipular: es la existente entre un facilitador o Maestro y su estudiante, bien sea en el ámbito espiritual, artístico, político o en cualquier otro. El primer discípulo, el más antiguo, fiel, sabio, colaborador y cercano siempre tiene el privilegio de recibir la primogenitura de parte de su maestro. Se puede ser primogénito en un movimiento espiritual cuando se es cofundador de un grupo, la cabeza o el líder de este, así como también cuando se es el único en dar la cara por la enseñanza de un Instructor o maestro espiritual en un país.
Existe también un caso muy especial de primogenitura espiritual, cuando un líder o maestro deposita en un discípulo toda su confianza, enseñanzas, secretos, confidencias y demás detalles difíciles de enumerar. Sin embargo, se puede perder todo esto por ignorancia, por ambición, al no valorar lo que se tiene y aspirar indebidamente a otras cosa, abandonando lo más por lo menos, dejando lo de mayor importancia; en otros casos, por estar entre dos aguas, por no definirse o, sencillamente por traicionar.
La Bendición de la Primogenitura es algo muy grande otorga privilegios, oportunidades, derechos, prerrogativas, condescendencias, consideraciones, sabiduría y muchas cosas más.
La Bendición de la Primogenitura es la Sucesión Discipular o el Linaje que se transmite de Maestro a discípulo y que se lleva en el Silencio del Alma, porque, cuando se presume de ella, se la pierde.

Jesús le transmitió la Primogenitura o Sucesión Discipular a San Pedro.
Texto extraído del libro "BIBLIA" de Rubén Cedeño - Colección Metafísica Cristiana, publicado por Editorial Señora Porteña








Artículos Destacados