PRIMER DECRETO


Lo primero que hizo Dios en el primer día de la Creación fue realizar un decreto: “HÁGASE LA LUZ”, para que se manifestara la Luz, la Vida, el Ser, la Creación.
Dios hizo al ser humano a su imagen y conforme a su semejanza, esto es, creador. Dios creó cada cosa en el mundo por medio de la palabra, decretando todo lo que hacía falta. Se necesitaba luz, Dios decretó su existencia, y esta se manifestó. LA LUZ DE DIOS NUNCA FALLA. Cada vez que cunde la oscuridad, el mal, la escasez de ideas, se puede decretar: “HÁGASE LA LUZ” para que desaparezcan la oscuridad, el mal, y surjan el Bien, las ideas, los proyectos, los pensamientos geniales. Esto quiere decir que cada vez que no sabes qué hacer y no tienes luz en tu entendimiento para proceder correctamente, puedes hacer uso de los poderes que Dios nos dio al hacemos conforme a Su semejanza, y decir: “Sea la Luz". De este modo obtendrás toda la sabiduría que requieres para solucionar tus problemas.
La Luz es la manifestación de lo que se piensa, se desea o se necesita. Dios crea por medio de la palabra y el decreto, sea este físico o mental. Todas las palabras que se dicen son decretos que se lanzan al universo y que, tarde o temprano, se cumplen, sean constructivos o destructivos; por eso hay que tener mucho cuidado con todo lo que se habla, porque termina siendo un decreto.

[ ... ]


Debido a la falta de conocimiento, se crea más mal que bien. Pero se puede cambiar esto, al usar el mismo poder y principio divino creador del decreto para producir solo el bien. Ponte a decretar como nuestro Padre Dios, pues has sido creado a su imagen y semejanza. Si te hace falta dinero, di: “HÁGASE EL DINERO”. Eso sí, recuerda que eres creador, y si dudas, no tienes fe o te parece mentira que esto sea tan fácil, crearás también esa incertidumbre, que será un obstáculo para la manifestación de tu dinero. Siempre podemos decretar en el Nombre de Dios para transmutar una apariencia de enfermedad: "EN EL NOMBRE DE DIOS, YO DECRETO: HÁGASE LA SALUD EN ESTA PERSONA” o “HÁGASE LA SALUD EN MÍ".“EN EL NOMBRE DE DIOS, YO DECRETO: HÁGASE LA INTELIGENCIA EN MÍ”
Texto extraído del libro "BIBLIA" de Rubén Cedeño - Colección Metafísica Cristiana - Editorial Señora Porteña

Artículos Destacados