HERMANDAD MUNDIAL

Veo las fortalezas y las debilidades en cada uno de sus corazones. Veo la sensibilidad en cada una de sus almas. Nada difiere con la cabellera de un bebé. Sin embargo, Yo sé, porque veo ahora con la vista de la “Libertad”, que el mundo del mañana está siendo construido hoy por la conciencia de individuos deseosos de sentarse a los pies de los Maestros y aceptar Su palabra, Su entendimiento, Su promesa; tanto de la visión como sus benditas mentes pueden aceptar, tanta verdad como sus sentimientos pueden absorber. Amados, ¡regocíjense! ¿Cómo piensan que me siento? ¡Durante muchos siglos he tratado de establecer una Hermandad Mundial en la que cada ser humano ame a su prójimo, y en la cual la bondad sea el sentimiento predominante dentro del latido del corazón de toda vida! Sin embargo, la conciencia de separatividad continúa existiendo incluso entre los elegidos.


¡Mientras crecen y se desarrollan, verán la exquisita música y los rituales que elevarán las almas de los seres humanos, y los ayudarán a conectarse al menos por un instante con esa ardiente “Presencia Inmortal” que es el patrón de sus vidas! ¡Verán aparecer, a través de los corazones de los humildes y los fervorosos, los diseños y planes que son completados en el plano etérico, y que esperan ser exteriorizados por la conciencia receptiva de hijos e hijas de la humanidad encarnada!


Extraído del Libro “YO SOY SAINT GERMAIN”, del Maestro Saint. Germain. Tomo VIII del “Sagrado Libro del YO SOY”.

Compilador: Rubén Cedeño.

Editorial Señora Porteña.



Artículos Destacados