HERACLES

Hércules es el Elohim del Primer Rayo Azul. Fue el Primer Elohim que junto con su Amado Complemento, la Santa Amazona, llegó a la creación de la Tierra para proyectar, desde Su mente, el Rayo contentivo de los Aspectos Voluntad, Fuerza y Fe de Dios, atraídos por la Señora Inmaculata, Guardiana Silenciosa de la Tierra.
Hércules fue conocido en Grecia, durante la última Edad Dorada, como Heracles, nombre que le puso el Amado Dios Sol Apolo, y que quiere decir “fuerza”. Posteriormente, en Roma, este nombre se transformó en “Hércules”. Él pertenece a la raza de los perseidas o descendientes de Perseo. Es un discípulo mundial ejemplar, modelo de lo que todo estudiante espiritual debe hacer. Generalmente es representado desnudo, de cuerpo robusto y con órganos sexuales exuberantes, demostrando así su Rayo de Poder y Fuerza. El Retiro Etérico de Hércules y su Hermandad pulsa en la región etérica del lago de Constanza – cerca de Zúrich, Suiza–, hermoso y tranquilo lago próximo a la frontera con Alemania y a una hora en tren de Zúrich.


Hércules fue conocido como el más grande héroe de la antigüedad por haber realizado doce trabajos impuestos por su hermano Euristeo, símbolo de su Maestro o Ser Superior, quien le señaló las labores que debía realizar para poder conquistar la Ascensión. Al igual que el Maestro Jesús, Hércules tipifica, en su vida y en sus trabajos, todo lo que un discípulo debe hacer para lograr la Victoria de la Ascensión.
En la mitología griega, HÉRCULES figura como hijo del DIOS ZEUS y de la MADRE ALCMENA.

( ... ) El Complemento Espiritual de HÉRCULES, la Amada AMAZONA, es el Principio de la FUERZA Y EL PODER DE DIOS en su manifestación femenina. De hecho, las amazonas, según la mitología griega, eran mujeres gobernadas por sí mismas, de una gran fortaleza, de andar ecuestre y armadas con espadas, símbolo del Rayo Azul.
Texto extraído del libro "SIETE ELOHIM" de Rubén Cedeño