ENIGMAS DEVELADOS

Toda Enseñanza Espiritual tiene enigmas, y las parábolas de Jesús son enigmas en forma de relatos metafóricos, totalmente simbólicos, inspirados en escenas de la vida diaria, fáciles de recordar, que encierran una enseñanza profunda y que fueron dados con esta advertencia: “El que tenga oídos para oír, que oiga". Jesús advertía que el que entendía podía entender más, y que el que no razonaba perdía incluso lo poco que había comprendido. Esto lo expresaba así: "Porque al que tiene se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene se le quitará. Les hablo en parábolas porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden. Con el oído oiréis, pero no entenderéis; con la vista miraréis, pero no veréis. Porque se les ha embotado el corazón, han hecho duros sus oídos, y han cerrado sus ojos".
Texto extraído del libro "Jesús El Cristo" de Rubén Cedeño publicado por Editorial Señora Porteña