EL LIBRO NO ES LA VERDAD

Algunas personas se han aferrado a ciertos libros de las “Enseñanzas Internas”, diciendo que son contentivos de la más absoluta verdad, la Palabra de Dios y otros calificativos más. Un libro puede explicar lo que es y no es la Verdad, pero un libro no es la Verdad en sí misma. Leer Metafísica no sirve de mucho si no se realiza y vivencia lo leído. Es muy fácil leer un libro y al llegar a la última página, lanzarlo y decir "ya me lo leí” o “ya me lo sé” Resulta que leer o saberse el contenido de un libro no connota tenerlo realizado, saber ni poseer la verdad. Hay que evitar convertirse en máquinas consumidoras, repetidoras de palabras y de información de libros. Hay quien se imbuye tanto en la memorización de libros que termina convirtiéndose en “Gurú de Letras”, porque cree que conoce de Dios, porque lee sobre Él y no porque ame, sirva y se perdone.

Texto extraído del libro "Perfil de la Metafísica" de Rubén Cedeño publicado por Editorial Señora Porteña