top of page

DIOS NO ES POBRE

Dios no inventó la pobreza, no es pobre ni quiere que tú lo seas. El deseo de Dios es que vivas con el suministro perfecto de todo lo bello, bueno y constructivo que te sea necesario. Para lograr esto siempre tienes que decretar: "Dios me lo quiere dar y está esperando el momento favorable para dármelo"; y jamás decir: "¡qué mala suerte tengo!", "este es un castigo de Dios" o "no tengo", porque así le cierras la puerta a la "Provisión Divina". Levanta las manos delante de ti, con las palmas abiertas hacia arriba, y afirma con fe, visualizando lo que decretas: "LA PROVISIÓN DE DIOS VIENE A MIS MANOS, PERFECTA Y ARMONIOSAMENTE, CUBRIENDO TODOS MIS GASTOS". ¡GRACIAS PADRE!".

Recordemos cómo a Moisés le bajaba el maná del cielo en el desierto, donde no había nada. Igualmente, el Suministro Divino puede venir hacia ti, siempre y cuando lo mentalices, lo sientas y decretes, en vez de quejarte por no tener. El deseo de Dios es que vivas bien y cómodamente, digna y elegantemente, con todo lo que te hace falta.
Fragmento del libro "PLACER DE LA VIDA" publicado por editorial Señora Porteña

Comments


Artículos Destacados
Artículos Recientes
Seguinos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Classic
bottom of page