DIOS ES AMOR


"Dios es Amor" significa que Dios mismo es el amor; no significa que tiene amor o que ama, sino que Dios es el amor en sí. No es correcto decir solamente que Dios nos ama, porque eso es poner el amor como algo externo a aquello llamado "Dios", y Dios está implícito en el Amor mismo.

Si Dios es Amor, no condena, no se irrita, no se divide, no excluye, no se ofende; esas son atribuciones de la conducta humana que la gente le ha adjudicado a Dios. En el Biblia y en la religión se habla de la "Ira de Dios"; según la técnica Pésher, esto significa "Actividad de Dios", porque Él nunca se disgusta ni se enfada con nadie, pues Dios es Amor. Cuando se habla de la "Ira de Dios", significa que Dios está muy activo.

El Amor lo resuelve todo, por eso es lo que más se desea; pero algunas personas se lo prohíben a sí mismas cuando critican el sexo, las relaciones prematrimoniales, el amor entre personas del mismo sexo y muchas otras manifestaciones del amor. Aceptar el amor en los demás te abre las puertas del amor a ti. Rechazar el amor en los demás inhibe el Amor en ti.

El amor embellece, resuelve, aviva, entusiasma; el desamor afea, enreda, enferma, arruina.

Nada se hace con hablar del amor, recrearse en él, citarlo en los libros sagrados, si no se ama aceptando, dialogando e incluyendo a la gente.

Explica Emmet Fox: "El Amor Divino será Todopoderoso para sanarnos y ayudarnos en la medida en que lo expresemos en nuestros pensamientos, palabras y acciones".

Extracto del libro: "Metafísica para ti" de Rubén Cedeño.

Artículos Destacados