top of page

CUERPO CAUSAL

Por el Maestro Hilarión


El Cuerpo Causal es un registro que ser leído por cualquier Ser Ascendido. En el mismo se encuentra la prueba de lo que la corriente de vida ha hecho desde que obtuvo la oportunidad de encarnar, hace millones de años. El Cuerpo Causal es el factor determinante a la hora de elegir y aceptar a una persona para que le preste un servicio mayor a lo ordinario a la humanidad. El Cuerpo Causal nunca miente. Sabio es el hombre o mujer que decide, mientras yace en la seguridad de la Tierra, construir en su Cuerpo Causal algún moméntum permanente, para mostrarlo como una razón para reencarnar en la Tierra.


Al final de cada vida en la Tierra, los Señores del karma examinan el Cuerpo Causal de cada alma: primero, como estaba antes del nacimiento en esa encarnación, y luego, cómo está al final de la misma. Sólo la “cosecha” tiene valor duradero; cualquier otra posesión es desechada con la vestidura física. Cuando el Cuerpo Causal brilla con las Esferas Violeta de la Misericordia, con la Dorada de la Sabiduría, con la Rosa de la hermandad práctica en el trabajo –no en palabras-, entonces, el alma puede cantar y el padrino, regocijarse también por la inversión de sus energías.


PODER DEL CUERPO CAUSAL


Los momentums de energía desarrollados aumentan y se convierten en el poder del Cuerpo Causal. La descarga rítmica y natural de los dones, poderes, talentos y sustancias del Cuerpo Causal a través del uso consciente y poder del ser externo, es regulada por el Santo Ser Crístico. Es sabio que una corriente de vida analice qué ha desarrollado de valor para el progreso espiritual de la raza y lo “utilice”, para que luego pueda recibir, de ese depósito, más de lo que ha reunido allí.


Las corrientes de vida que, como Amanías y Safira, retienen eso que han desarrollado y que podría nutrir el trabajo de los Maestros, no deberían autoengañarse anhelando la pompa espiritual de la misión espiritual del Señor Buddha o de la misión de Jesús; esas personas probablemente vivieron en esa época también, sufrían las mismas tendencias egoístas que manifiestan hoy, y se mostraron igualmente obstinados en los esfuerzos del pasado. ¡Siempre son pocos los que tienen sus manos en el arado, y muchos los que cantan alabanzas a los santos y mártires del pasado!

Extraído del Libro “RECINTOS DE CURACIÓN”, del MAESTRO HILARIÓN.

Editorial Metafísica.


Commenti


Artículos Destacados
Artículos Recientes
Seguinos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Classic
bottom of page