CUANDO NACIMOS



Cuando nacimos, con nuestra primera respiración, se impregnó en nuestros cuerpos inferiores -físico, etérico, astral y mental-, como regalo de las hadas, una ofrenda en forma de radiación de los Señores de Luz, Logos Planetarios, Signos Zodiacales y Soles que se encontraban en el espacio a nuestro alrededor, al igual que todos los pensamientos y sentimientos que estaban en el ambiente. Por eso, cuando nace un niño, hay que cuidar que estas energías sean completamente puras, armónicas, bellas, saludables, opulentas, entusiastas y de buena voluntad.


QUÉ ES


Nuestro cumpleaños es el día en que conmemoramos nuestra llegada a la encarnación, y es también el día de la renovación de los regalos de los Seres Estelares derramaron sobre el día de nuestro nacimiento. El SER en nosotros renueva todas las células de nuestro cuerpo, bañando y re-energizando con las cualidades de cada uno de los Siete Rayos nuestra vida. En cuanto al año en que nacimos, y también de acuerdo al mes y al día de la semana, un Ser de Luz nos dio un inmenso regalo. Por eso, es bueno tener nociones de astrología para saber de estos regalos, ya que ella nos informa al respecto. Por supuesto, no es la astrología fatalista y especulativa que hay por allí, sino una de astrología de mayor cuantía. El día de nuestro cumpleaños es como si hubiese fuegos artificiales en nuestro mundo interior. Es el día de Año Nuevo para nosotros. El año, para cada de uno de nosotros, en realidad, no comienza el primero de Enero, sino en la fecha en que cumplimos años.


Extraído del Libro “ASTROLOGÍA METAFÍSICA”, de Rubén Cedeño.




.