RENUNCIA NO ES POBREZA


Ahora, como muchas otras, la enseñanza de la renuncia ha sido distorsionada en el sentido de que uno debe hacer un voto de pobreza absoluta. ¡ESA NO ES LA VOLUNTAD DE DIOS! Mi Enseñanza es la de aprender el desapego personal de personas, lugares, condiciones y cosas, no dándoles poder para herir o angustiar a nada externo. Sin embargo, esto no significa que uno carezca del sentimiento de Amor Divino que bendice a todos, ni que uno debe vivir deliberadamente en una pobreza absurda, experimentando la falta de algo bueno que, de tenerlo, le permitiría cumplir su Plan Divino de manera mucho más fácil, rápida y perfecta.

Extraído del libro CAMINO DEL MEDIO de GAUTAMA