LUTERANISMO


Wittenberg, 4-6-2006

Lutero fue una "Corriente de Vida" que tuvo el "Plan Divino de Perfección" de convertirse en "maestro de parte de la humanidad" y cambiar el curso de la historia, al desencadenar a la humanidad de la dependencia espiritual y poner al alcance de las masas la lectura de los Evangelios contentivos de las enseñanzas del Maestro Jesús, que para aquel entonces no lo estaban. Lutero decretó: "Entre Dios, el Cristo y la humanidad no tiene que haber ningún intermediario, y mucho menos un ser humano que decida el perdón de los pecados, ofrezca privilegios en el cielo, cercanías con Dios, y menos aún, que esto se reciba por ofrecimientos de tipo económico, participación en rituales, construcción de templos, adoración a imágenes, pinturas y reliquias". Todo esto es cierto. Esto no sirve para nada si no se lleva una vida de amor, servicio y sacrificio en bien del prójimo.

Extraído del libro INSTRUCTOR MUNDIAL de Rubén Cedeño

COLECCIÓN OBRAS COMPLETAS VOL. 10