AUXILIANDO


Hay que prestar auxilio , apoyar , colaborar con los que lo necesitan y con los que ayudan. La naturaleza detesta el vacío: si no se llena de Luz, se llena de sombras. La más eficiente ayuda que se puede prestar, para fortalecer los brazos que impiden avanzar a las "energías siniestras", es comunicar la Enseñanza Espiritual, despertando la conciencia del "Dios Interior" en las masas, procurando que la gente viva de acuerdo a los "Siete Principios Universales", desenvuelva las virtudes de los "Siete Rayos" y domine sus "cuatro vehículos inferiores". Como siempre, son pocos los que comprenden y se ofrecen a prestar ayuda expandiendo la Luz, así que hay que ofrecerse y colaborar.

Por eso, el Maestro Hilarión recomienda:

"PRESTA AYUDA A LOS POCOS BRAZOS VIGOROSOS QUE IMPIDEN A LAS TINIEBLAS OBTENER LA VICTORIA".

Extraído del libro TERCERA INICIACIÓN de Rubén Cedeño

Colección Metafísica Iniciática