COMO EL AMANECER


Cuando la Presencia de Dios es visualizada y sostenida firmemente dentro de lo que parecen condiciones destructivas, estas desaparecen como el rocío ante un brillante amanecer. Como verás, más allá del aparente caos, pueden ser atraídas inmensas bendiciones sobre la humanidad. En todo momento debería recordarte que lo externo no es más que la cambiante arena movediza de la creación humana externa. Es impermanente.

Es el privilegio de todo estudiante volverse un Maravilloso Mensajero de la Luz. Algunos dirán:

"Pero, ¿cómo hago para encontrar tiempo para realizar esto, con toda la actividad externa que tengo?". Te aseguro que cualquiera que lo intente encontrará cada día más tiempo para hacer este trabajo.