DOMINGO DE RAMOS


10866270_790704711021509_5238739134906343719_o.jpg

Libro “Jesús”

Jesús hace su entrada triunfal a Jerusalén por la “Puerta Dorada”, en medio de una multitud que lo aclamaba, le cantaban salmos, lo recibían batiendo ramos y esa gente fue la misma que en la pasión pidió la liberación de Barrabas que era un delincuente y la crucifixión de Jesús que los había instruido espiritualmente, sanado y provisto de tantas cosas buenas.

Jamás condenes ni excluyas al que te ha enseñado y provisto, no hagas como el pueblo hizo con Jesús condenándolo en la pasión.

No te regodees de los que te aplauden y celebran, serán los mismos que te crucificaran después. Mas te vale el que te azuza en correcciones y perfeccionamientos y no te vitorea, ya que ese nunca te condenara, ya que solo quiere tu verdadera gloria.