top of page

VOLVERSE INCAPAZ DE LLORAR

Cuando comprendemos en forma apropiada los padecimientos de la humanidad, gradualmente perdemos de vista los nuestros. Olvidamos que tenemos padecimientos personales porque los de la humanidad son mayores, y nos damos cuenta de que la parte que nos toca es, después de todo, solamente una parte de la carga general. El ser humano que ha llegado a este estado mental ha trascendido ya extensamente la personalidad; se apesadumbrará aún por la humanidad, nunca más por sí mismo; se ha vuelto incapaz de llorar, por lo que hace a sus goces personales y a sus penas.

Texto extraído del libro "PLÁTICAS SOBRE EL SENDERO DEL OCULTISMO" de Annie Besant y Mons. Charles Leadbeater publicado por Editorial Señora Porteña

Comments


Artículos Destacados
Artículos Recientes
Seguinos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Classic
bottom of page