top of page

SENCILLEZ DEL FACILITADOR DE LOS POBRES

En el apostolado de facilitarles la “Enseñanza Interna” a los pobres, hay que ignorar los títulos de “maestro”, “profesor” o gurú, que inducen a la autoridad, el sometimiento; por eso es conveniente llamar simplemente por su nombre a aquel que comunica la "Enseñanza Interna".
[...]
En el convento de San Verecundo, San Francisco barrió, cocinó, sirvió comida y atendió a leprosos, como lo hicieron San Martín de Porres y el Cura Brochero. Y si ellos lo hicieron, todos pueden hacerlo. Esto es participar. Cuando se participa sin diferenciarse de los demás, se está en el camino de la sencillez y del verdadero amor.

El “facilitador de los pobres" está siempre incondicionalmente dispuesto a comunicarles la “Enseñanza Interna” absolutamente a todas las personas necesitadas, sean ricas o pobres, de alta o baja clase social, si están sufriendo o necesitan de su ayuda.
El “facilitador de los pobres” precisa desenvolver una gran sencillez física, emocional y mental, sin perder su alegría, positivismo y verticalidad.
Fragmentos extraídos del libro "Aprendizaje Interno Inclusivo" de Rubén Cedeño publicado por Editorial Señora Porteña

Comentarios


Artículos Destacados
Artículos Recientes
Seguinos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Classic
bottom of page