MEDALLA CRUZ DEL MAESTRO SAINT GERMAIN

Buenos Aires, 26/8/18 Luna Llena de Agosto

La “Medalla Cruz del Maestro Saint Germain” es un poderoso talismán protector con eficaces decretos en latín, para que personas de cualquier idioma lo puedan portar y entender.
CRUZ
La cruz es uno de los símbolos más antiguos de la humanidad; existía ya en muchas viejas culturas y siempre ha representado los cuatro elementos, los cuatro puntos cardinales, las cuatro estaciones, la Divinidad y la humanidad, lo Espiritual y lo material, y mucho más: las envolturas física, vital, emocional y mental del ser humano; también, la unión de lo masculino y lo femenino, simbolizados por el madero vertical y el horizontal, respectivamente.
La cruz está formada por una línea horizontal, que es el signo negativo o menos (-), símbolo de lo malo de la personalidad y el mundo, como la enfermedad, la pobreza, la miseria, el egoísmo, la envidia, la inarmonía, la guerra, la mala voluntad, la ignorancia y la estupidez. Pero la cruz también tiene una línea vertical que, al sobreponerse a la línea negativa, forma el signo positivo “más” (+), símbolo de todo lo bueno, inteligente, amoroso, armónico, saludable, opulento, pacífico, perdonador en ti y el mundo entero.

CRUZ DE MALTA
La Cruz de Malta es el emblema y el Patrón Electrónico del Maestro Saint Germain y de la Era de Acuario. Todos los electrones del cuerpo energético ascendido del Maestro Saint Germain son cruces de Malta. La Cruz de Malta tiene cuatro brazos iguales que se ensanchan en los extremos. Sus cuatro lados iguales simbolizan las cuatro envolturas inferiores –física, vital, emocional y mental– en completo equilibrio y alineamiento hacia un punto central, que es el “Ser Interno” o la Conciencia Divina encarnada; también representan los cuatro elementos –tierra, agua, fuego y aire– en perfecta proporción, los cuatro puntos cardinales, los cuatro elementos y los “Pilares de la Enseñanza Interna”: el “Principio de Mentalismo”, el “Ser Interno”, los “Siete Aspectos de Dios” y la “Ley del Perdón”, como así también las cuatro máximas del Maestro Saint G