CUARTO RAYO BLANCO

El “Cuarto Rayo Blanco” es la Cuarta Esfera dentro del Aura de Dios y del Cuerpo Causal, contentivo de Pureza, Ascensión, Resurrección, Arte, Visitación, Belleza e Invisibilidad. Es la síntesis de los Siete Rayos, el Rayo del color.


Todo el mundo en la Tierra, cuando va a simbolizar la pureza y la ascensión, los asocia al color Blanco, porque este es el Rayo de este Aspecto de Dios.


El “Rayo Blanco” es una energía que existe en la Naturaleza como un Aspecto de Dios, que impele a que todo lo existente sea Puro, y esto hace que las cosas sean Bellas, no se estanquen, evolucionen, asciendan, y que después de haber pasado por su ciclo de vida y aparentemente perecer, renazcan, resuciten. Por esto, no tienes porqué aceptar el vivir mal vestido, rodeado de cosas feas y asquerosas; el estar estancado, sin evolución, deprimido, disperso y sin disciplina.


Cada persona tiene en su Ser el “Rayo Blanco”, con el “Concepto Inmaculado” Puro y, por lo tanto, Bello, que lo impele a evolucionar, ascender, salir del abismo en que muchas veces se hunde, por caer en el juicio de las cosas, diciendo que algo es feo porque no le agrada o por otras razones.


La autocondenación, el autodesprecio y la autocompasión por los errores cometidos estancan en la depresión, que no permite ascender a estados futuros de evolución. Esos son juicios e imágenes que genera la mente, pero que no son precisamente la realidad del “Ser” y no concuerdan con la “Ley de la Vida”.


Cuando se conoce y se usa el “Rayo Blanco” de la Pureza, Belleza y Ascensión, desaparece el mal, la usurpación y la distorsión. “La Luz de Dios que nunca falla” no puede ser violada ni dañada. El “Rayo Blanco” es sumamente poderoso, pues sabe proteger lo que debe ser protegido.


Extraído del Libro “RAYO BLANCO”, de Rubén Cedeño.

Editorial Señora Porteña.



Artículos Destacados