CONCENTRACIÓN


Concentración es el acto de centrar la mente en un solo asunto, condición, persona o entidad sin desviarla a otra cosa. En la concentración se toma un motivo y no se piensa en nada más sino en él, apartando la atención de cualquier otra cosa.

Para desenvolver la meditación propiamente dicha, es imprescindible la concentración, ya que sin ella es imposible meditar.

Para estar en meditación y conseguir la desaparición de los "vórtices mentales" es necesario poner la envoltura física en tamas, o inercia; y la mente, en sattwa.

En ocasiones cuesta un poco conseguir la concentración. A veces se lo logra, en las charlas que determinados exponentes ofrecen, cuando se cierran las puertas del salón para que nadie interrumpa y los asistentes se puedan concentrar en lo que se instruye. Cuando se está oyendo sobre asuntos internos, se recomienda no escribir, no hablar, no moverse, para que pueda haber concentración. Si se está escribiendo, hablando o en movimiento, no hay concentración.

Concentrarse consiste en identificarse plenamente con aquello que se observa.

Cuando se está concentrado en meditación, se debe estar exclusivamente ocupado en ello, siendo uno de los objetos de concentración.

En lo que te concentras, en eso te conviertes. Si te concentras en la pobreza, la enfermedad, la fealdad, te volverás pobre, enfermizo y feo. Si te concentras en la opulencia, la salud y la belleza, te volverás próspero, saludable y hermoso.

Extracto del libro: "Meditación, Iluminación y Nirvana" de Rubén Cedeño.