AMOR Y MIEDO

Concienciar a Dios como Amor es el remedio contra el temor; en realidad, el único remedio. Desde hace un tiempo se vienen publicando muchos libros sobre el tema del miedo, pero al examinarlos, encuentro, en casi todos los casos, que se limitan meramente a analizar el temor, a decir lo malo que es, el daño que hace y lo importante que es para nosotros deshacernos de él; pero no ofrecen ninguna manara práctica de hacer esto. La verdad es que solo hay un remedio contra el temor, y consiste en desenvolver algo de “Amor Divino” por todos los seres humanos -sin excepción-, pensándolo, analizándolo, demandándolo y expresándolo en la práctica.

Si tus oraciones no están siendo contestadas, debe ser porque algo está mal. El universo se halla gobernado por la ley y no existe tal cosa como una ley quebrantada. El mismo Jesús no quebrantó la “Ley del Ser” cuando realizó sus milagros; es que no podía ni tampoco hubiera deseado hacerlo. El aplicaba la ley cuando oraba. Cuando tus oraciones no son respondidas, esto se debe a que no has cumplido con las condiciones de la Ley; y el noventa y nueve por ciento de las veces es porque te está faltando algo de “Amor Divino” por todos. Es una Ley Cósmica que el Amor sana, y que el miédo y la condenación dañan, destruyen. Trátate a ti mismos con Amor todos los días y observa tus pensamientos; vigila tu lengua y tus acciones para que nada contrario ai Amor encuentre expresión a través de ti.
La “Oración Científica” consiste en ver a Dios donde aparentan estar los problemas. Cuando una persona parezca estar portándose mal, contempla la Presencia de Dios en ella.
Texto extraído del libro "DIOS Y EL YO SOY" de Emmet Fox, publicado por Editorial Señora Porteña

Artículos Destacados