GOBERNAR EL PENSAMIENTO

Ante cualquier pensamiento molesto, afirma: “Me niego a dejarte actuar. ¡Fuera de aquí!”. Cuando te venga un pensamiento malo o inarmónico, sácalo instantáneamente de tu mente; no lo aceptes ni permitas que genere un “moménturn”. El pensamiento genera el sentimiento, lo hace girar y lo agita, y luego se vuelve difícil controlarlo.



¡Sería tan fácil para el estudiante gobernar sus pensamientos si solamente lo hiciera antes de que estos ganaran un “momentum”! Afirma: “¡Mira! ¡Detente ahora! ¡Fuera de aquí!”. Si no estás atento y lo borras, puede que dejes entrar un concepto que te perseguirá por años.


Cuando conscientemente estés usando la Gran Ley, reconoce que el Poder Activo del Pensamiento Divino sabe perfectamente la dirección hacia dónde va, y actúa. Conscientemente dile a tu “YO SOY” que haga lo que sea necesario. Si en un momento determinado encuentras que no sabes que hacer, afirma: “YO SOY la Inteligencia que califica esto con lo que sea necesario”. La solución siempre es volver tu mente hacia el “YO SOY", que te guía y te mantiene.


Extraído del libro: "Tratamientos y Decretos" del Maestro Saint Germain