LAGO DE DAL


Me condujeron a un puerto lacustre, a orillas de un lago paradisíaco lleno de lotos blancos; me alojaron en una casa-bote hecha de madera de sándalo, llamada "Hiawatha", rodeada de lotos, en un ambiente rodeado de picos nevados, todo en medio de los sagrados y legendarios montes Himalaya.

Totalmente solo, me quedé por espacio de una semana, sin electricidad ni transporte. Este es uno de los lugares más bellos de la Tierra; por eso, a Kashmir lo llaman "La Copa del Himalaya". Llevaba años esperando llegar hasta aquí y al fin lo había logrado.

Extraído del libro NO SUFRAS MÁS de Rubén Cedeño

LIBRO IV de "BUDDHADHARMA"

COLECCIÓN OBRAS COMPLETAS N°6