MERCADERES EN EL TEMPLO

11102759_10152852840979426_3466168399049538237_n.jpg

Libro “Jesús”

Al día siguiente de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, éste fue al templo que estaba muy concurrido por la celebración de la Pascua. Jesús viendo los patios aledaños al templo llenos de cambistas y vendedores de animales para las ofrendas en el holocausto, comenzó a echarlos a todos a latigazos para fuera, les volcó las mesas y les enseñó, diciendo: “¿No está escrito?:

Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones. Mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones”.

Lo oyeron los escribas y los principales sacerdotes, y comenzaron a seguir sus pasos para apresarle y juzgarle. Pero al llegar la noche, Jesús salió de la ciudad y se fue a dormir a Betania. Así supuestamente termina el día lunes de la pasión de Jesús.

Los mercaderes del templo no eran los que vendían rollos de la Torá o Biblia hebrea, o en el caso actual, los que suministran el material de apoyo a las instrucciones espirituales que se imparten, porque si esto no se hace

¿Cómo la gente aprende? Los mercaderes del templo son los que cobran por dar la instrucción espiritual o colectan sumas sugeridas, que es cobro encubierto. Pero, de los que supuestamente dan instrucción espiritual y cobran, incluso los que lo hacen, encubiertamente, no hay que ocuparse de ellos, porque antes de hacerlo, ya han sido arrojados del Templo por el “Cristo Interno” que es el Alma.