LA LLAMA DE LA ILUMINACIÓN Y EL DIOS MERÚ

Por el Amado Dios Merú


Bienvenidos al corazón de los Andes, al corazón del poderoso foco que mantenemos mi Amada Lady Merú y Yo, en el cual custodiamos y protegemos los inapreciables tesoros que han sido transportados por Mí hermano Himalaya y Su Hermandad, desde la Cordillera de los Himalayas, para beneficio de las civilizaciones de la Séptima Raza Raíz, que están bajo la dirección particular de su Manú.


Mis amados, tengo la dicha y el privilegio –y estoy agradecido por ello, en todo momento- de darle la Iluminación a todo aquel que la busca en su conciencia externa; esta es la mejor manera de transitar el propio Sendero Divino hacia la Perfección ¡y la Ascensión consciente en la Luz!


Nosotros, como Dioses y Diosas custodios de esta poderosa cordillera, hemos alcanzado esa fortaleza a lo largo de eones de servicios, y considerando el tirón de la gravedad de la Tierra, el cual parece sostener resueltamente a los pueblos del planeta, quiero que tengan en cuenta, por un momento, la fuerza que se requiere para elevar una cordillera desde las planicies y sostener los altos picos señalando hacia Dios, como un recordatorio constante a los hombres alertas, de que la Fuente Suprema de todo lo que existe es Dios, el “YO SOY”.


Trascendiendo la gravedad, la erosión y la descomposición, Nosotros, los Dioses de las Montañas – que a veces somos tan grandes como la cordillera-, por la mismísima fortaleza y vitalidad de Nuestro Ser, podemos sostener y sostenemos estas montañas, para un Propósito Divino. Mantenemos aquí, sitios secretos en los que custodiamos y salvaguardamos esos tesoros que todavía no pueden ser entregados al ser humano común, porque no está listo; estos tesoros son verdades escritas en sánscrito, pali y otros idiomas.


Cada uno de ustedes es llamado por el Maestro Ascendido Guía, para atravesar el largo corredor iluminado, y unirse a los Iluminados de la raza que están sentados a la manera del Buddha si vienen de Oriente. Hemos provisto sillas para los occidentales, y todos ven la Llama de la Iluminación en su dorado esplendor, flameando desde el corazón de los Andes y enviando constantemente Rayos de Luz a la atmósfera de la Tierra, a la conciencia de los pueblos, a la consciencia de todo lo que existe. La mismísima base de esa poderosa Llama bendice la Tierra desde abajo, en el corazón del reino de Pelleur. Desde esa Llama de la Iluminación emanan magníficas chispas, similares a los fuegos artificiales que se ven durante la celebración del Día de la Independencia y en otras celebraciones por todo el mundo, o como los cometas que surcan los cielos a toda velocidad. Esas chispas salen volando a la atmosfera constantemente.

Extraído del Libro “RETIRO DE LA ILUMINACIÓN DEL DIOS MERÚ”. Autor: Maestros Ascendidos.

Editorial Señora Porteña.