YO ME ELEVO

Yo me elevo por encima de la maldad,

siendo bondadoso.


Yo me elevo por encima de la ignorancia,

estudiando.


Yo me elevo por encima del odio,

amando.


Yo me elevo por encima de la depresión,

agradeciendo lo bueno que tengo.


Yo me elevo por encima de la enfermedad,

decretando salud.


Yo me elevo por encima de la pobreza,

afirmando mi abundancia.


Yo me elevo por encima del rencor,

perdonado, con Amor Compasivo.


Todo lo que es PURO y está en estado absoluto, es BELLO. La meta final y suprema de cada ser humano que ha descendido del estado de Armonía, Belleza y Pureza de su SER, es recuperarlo elevándose hacia el “estado de conciencia” del “Poder Espiritual”, donde se alcanza la libertad sobre las distorsiones, discordias, retos y limitaciones de cualquier naturaleza.

Extraído del Libro “PSICOLOGÍA DE LOS SIETE RAYOS”, de Rubén Cedeño.

Editorial Señora Porteña.