VERDAD Y MENTIRA

"Didajé": "Hijo mío, no te hagas mentiroso; pues la mentira lleva al hurto; ni codicioso de dinero ni de vanagloria; de todas estas cosas se originan los hurtos".
La "verdad de Dios" para ti y para todo el mundo son los "Aspectos de Dios": Buena Voluntad, Inteligencia, Amor, Armonía, Salud, Paz y Perdón. Lo contrario de la "La Verdad Espiritual" es el mundo de las apariencias, de la ilusión, como la maldad, la ignorancia, los odios, las inarmonías, la fealdad, las enfermedades, las mentiras, las imperfecciones, las carencias, los sufrimientos y las guerras, que causan sufrimiento.

Si se reconoce a conciencia "La Verdad Espiritual" de las cosas, esta puede más que la mentira y la hace desaparecer. Solo hace falta no darle poder a la mentira, y reconocer y afirmar la "Verdad de Dios" contraria de la mentira:
En la maldad, la Verdad de Dios es Bondad. En el temor, la Verdad de Dios es Fe. En la ignorancia, la Verdad de Dios es Sabiduría. En el rechazo, la Verdad de Dios es Amor. En la desarmonía, la Verdad de Dios es Armonía. En la enfermedad, la Verdad de Dios es Salud. En la carencia, la Verdad de Dios es la Opulencia. En el rencor, la Verdad de Dios es compasión.
Extracto del libro: "Didajé" de Rubén Cedeño.
Artículos Destacados