TIBIDABO

El Templo Expiatorio del Sagrado Corazón, en el Tibidabo, de estilo historicista –combinación del neobizantino, el neorromántico y el neogótico–, fue terminado en 1961 y se encuentra en el punto más alto de Barcelona, España. Este lugar tiene la impronta de san Juan Bosco, ya que estos terrenos le fueron donados al santo cuando estaba en Cataluña. Es uno de los enclaves del Maestro Jesús en Cataluña.

“Tibi dabo” le dijo el diablo al Maestro Jesús en las alturas del desierto de Jericó, cuando le mostró la Tierra. En castellano, estas palabras significan: “Te daré todo”, refiriéndose al poder y la gloria de sus reinos, porque a él le han sido entregados y se los da a quien quiere. Por supuesto, ese es el reino de la fortuna material impermanente.
En respuesta al inmenso campo magnético que hay allí, a finales del siglo XIX, se construyó una primitiva iglesia en el plano físico. Ahora está la iglesia del Sagrat Cor que, por su altura, en la cumbre de la montaña, recuerda la cima donde estaba Jesús cuando fue tentado por el diablo. Este templo está cargado de mucho simbolismo. Su estilo es modernista, con influencias neogóticas. Su construcción duró medio siglo, desde principios de siglo XX hasta 1961. Tiene tres partes: la cripta de color marrón, con pesados arcos bizantinos, simboliza la personalidad; la iglesia neogótica, un poco más clara y liviana, de color gris, con banderas, patronas y símbolos de Iberoamérica, representa el Cristo Interno; y en la cima, el gigantesco Jesús de cobre, con los brazos abiertos, unificando todos los pueblos de la Tierra y, sobre todo, las naciones cuyos símbolos están en la iglesia que se encuentra a sus pies, simboliza la Divina Presencia de Dios al alcance de todos. Al subir aquí, se contempla una hermosa visión de toda Barcelona, el mar Mediterráneo y Montserrat.

Extraído del libro "Metafísica de la Misa" (Colección Metafísica Obras Completas), Rubén Cedeño

Artículos Destacados