top of page

TERCER ASPECTO

Quien facilita la "Enseñanza Interna" ama profundamente a sus estudiantes y a los que no lo son, hasta tal punto que no le importa renunciar a sus preferencias personales por servirles. Les comunica a los estudiantes cómo transformarse, permitiendo que desaparezca en ellos la mala voluntad, la debilidad, la ignorancia, el odio, la fealdad, la enfermedad, la agresividad y el rencor.


El “Docente Interno” es alguien lleno de amor, servicio, afecto y dulces sentimientos por sus participantes. Ama a sus estudiantes como la mejor madre o padre, como un fiel amante, un incondicional amigo y un buen compañero. No busca ningún participante como seguidor, espera que vengan solos.
El estudiante permanece con quien le facilita el tiempo que desea; si quiere estar todo el tiempo, este no lo echa; si se quiere ir, no lo atrapa; y si vuelve, lo recibe de nuevo. Si sus estudiantes lo desobedecen, se van o lo atacan, el “Docente Interno” los sigue considerando amigos. Nunca es perjuro al amor, y procura siempre que los estudiantes se relacionen entre sí. Su distintivo es no criticar a ningún grupo espiritual, salir constantemente en auxilio del desvalido y, cada vez que se ofrece, activar el “Ser Interno” de las personas que contacta.

Fragmentos extraídos del libro "Aprendizaje interno inclusivo" de Rubén Cedeño publicado por Editorial Señora Porteña
Artículos Destacados
Artículos Recientes
Seguinos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Classic
bottom of page