“TEMPLO DE LA ILUMINACIÓN DEL DIOS MERÚ”


Ubicación: Lago Titicaca, en la Cordillera de los Andes, entre Bolivia y Perú.

Jerarcas: Diosa Merú y Dios Merú, Manú de la Sexta Raíz, Guardianes del Polo Femenino de la Tierra.

Rayo: Dorado con radiación Rosa.

Actividad: Iluminación.

Llaves Tonales:

Dioses Merú: “Cuadros de una -Exposición” N° 1, 3, 5, 8 y 11, de Modest Mussorgsky.

Templo de la Iluminación: “Vírgenes del Sol” de Jorge Bravo de Rueda; “Fe en Nuestro Padre” de H. Walton.

Afirmación del Santo Aliento: “Yo Soy” Inspirando la Divina Iluminación, Amor y Paz del Amado Merú. Por El Morya

El Templo de la Iluminación se encuentra en el plano físico, al sur del Lago Titicaca, en los Andes, América del Sur, entre Perú y Bolivia.


En el corazón de las montañas de los Andes, en Sudamérica, se halla MERÚ, el Monte Santo. En su interior, se encuentra el Santuario y Retiro Espiritual del Gran Dios Merú, Señor y Manú de la Sexta Raza Raíz, cuya perfección final tomará expresión en el Continente Sudamericano en un futuro no tan distante.

La Hermandad de este Retiro custodia el Aspecto Femenino del Rayo Cósmico que, junto con el Rayo Masculino, enfocado en los Montes Himalayas, forman la matriz alrededor de la cual los Siete Elohim construyeron el planeta Tierra.


Mientras el fíat de la Ley Cósmica cambia la escena de la actividad cósmica al Hemisferio Occidental, como introducción al desarrollo y la preparación para la Edad Dorada permanente en la Tierra, al mismo tiempo, la actividad del Rayo Femenino y sus Grandiosos Guardianes es enfatizada lentamente; el Rayo Masculino transmitirá su poder y moméntum a este Foco.


El Santo Monte Merú ha sido protegido durante muchas edades por los Iluminados de la Raza, quienes sabían de la radiación espiritual particular enfocada allí, la que un día sería utilizada para bendecir a la Tierra y sus evoluciones presentes. La apertura del Retiro del Gran Dios Merú a los chelas que están en el sendero en este momento, tiene un significado especial, ya que demuestra que la Gran Hermandad Blanca se está uniendo a seres no ascendidos, en un esfuerzo por intensificar la radiación y el poder del Rayo Femenino y, de este modo, apresurar la preparación del continente sudamericano para ser anfitrión de los niños de la Séptima Raza Raíz que están destinados a encarnar allí.


Las características y el objetivo principal de este foco de Luz es atraer a los discípulos aún no ascendidos, deseosos buscadores de la Verdad, con el fin de que reciban las radiaciones que de aquí se propagan, las que sirven como ejercicio de adaptación destinado a personas no maduras, preparándolas para ser espiritualmente iluminadas, con la finalidad de formar una nueva humanidad en América del Sur.


La Hermandad aquí reunida irradia la Llama de la Iluminación para bendecir a toda vida, dentro del más profundo silencio, sin ser perturbada por los pensamientos y vibraciones emocionales de la humanidad que se desenvuelve en la Tierra.


Extraído del Libro “RETIRO DE LA ILUMINACIÓN DEL DIOS MERÚ”. Autor: Maestros Ascendidos.

Editorial Señora Porteña.