SENDERO ESPIRITUAL

Cada ser humano que pone sus pies sobre el “Sendero Espiritual” debe comenzar justamente donde él está, y no donde a él le gustaría estar.
[...]
No existe disciplina más maravillosa para el ser inferior que la de aprender, a través de la participación en actividades colectivas, cómo armonizar con el propósito del servicio del grupo y con los individuos que forman parte de ese grupo.
Ningún ser humano conoce su propia fuerza y maestría hasta que es probado mezclándose realmente con otras "corrientes de vida" imperfectas como él mismo es.

Tú mismo haz de llegar a unificarte con el Sendero; a tal punto debe este ser parte de tu naturaleza, que lo sigas sin necesidad de pensarlo y sin que te sea posible apartarte de él. Tú, la Mónada, lo has decidido así; separarte del Sendero equivaldría a separarte de ti mismo.
Texto extraído del libro "LORD KOOT HOOMI HABLA" compilación de Rubén Cedeño publicado por Editorial Señora Porteña
Artículos Destacados