SANTO ALIENTO


En la meditación, el punto "Respiración" puede hacerse en la modalidad del "Santo Aliento", esto es, la práctica que permite vincular cada uno de los Siete Aspectos de la "Totalidad de la Vida" - expresados en los Siete Rayos- con el meditador, mediante la respiración rítmica calificada y realizada con meditación. Esto consta de cuatro pasos: I. Inspiración - Inhalando; II. Absorción - Reteniendo; III. Expansión - Exhalando; IV. Proyección - Descansando.

Durante la inhalación, se absorbe la energía vital de todas las virtudes existentes en la "Totalidad de la Vida", y esta energía va a todos los órganos internos del cuerpo; este inunda todo alrededor con las cualidad inhaladas. Lo que respiras pensando, sintiendo y decretando se manifiesta.

El "Santo Aliento" hace absorber, expandir y proyectar las virtudes, bendiciones y radiaciones de cada uno de los Siete Rayos. El "Santo Aliento" se realiza energizando determinada "Cualidad Divina" con el pensamiento, el sentimiento, la visualización y la respiración, decretando internamente internamente en cada uno de los pasos. Se puede hacer el "Santo Aliento" de un Rayo en específico o de los Siete Rayos, uno por uno seguidos uno del otro.

Extracto del libro: "Meditación, Iluminación y Nirvana" de Rubén Cedeño.