SAN NICOLÁS

San Nicolás nació en Patara, pero luego se residenció en Myra, donde se convirtió en Obispo de la ciudad. Desoués que desencamó, su cadáver comenzó a manar un líquido oloroso y curativo. En Myra pude ver un sarcófago de mármol muy hermoso, con una canaleta por la que salía el líquido que era utilizado para curar. Este líquido nunca ha dejado de fluir; cuando trajeron el cuerpo del Santo a Bari, durante el trayecto, siguió manando, y todavía lo hace aquí, en la Catedral. Podemos adquirir, en la Catedral, los envases que todavía llenan con este líquido

San Nicolás está en Barí porque Turquía fue invadida por los islámicos, que no creían en él, y por lo tanto, peligraban sus restos. Entonces, unos mercaderes muy ricos pagaron un barco para que los robaran; por esa razón, San Nicolás, además de ser patrono de los niños y marineros, lo es también de los ladrones, y su catedral está en un barrio donde viven algunos de sus fieles devotos.
[...]
Como San Nicolás murió el 6 de diciembre, lo asociaron con la Navidad. Cuando estaba en vida, les daba regalos a los niños. Supo de tres niñas que se iban a prostituir, y le dio dinero a su padre para que esto no sucediera. También bajaba por una chimenea para suministrarle a los necesitados su provisión. De esa forma nace la creencia de que San Nicolás baja el 24 de diciembre por una chimenea, con una bolsa llena de regalos para obsequiar presentes a los niños que se han portado bien.
Texto extraído del libro "Cristificación del Mundo" de Rubén Cedeño publicado por Editorial Señora Porteña
Artículos Destacados