SABIO SALOMÓN

Dios le dijo a Salomón, en la visión de Gabón, que le pidiera lo que quisiera, y él pensó que, si pedía riquezas, solo tendría riquezas; si pedía amor, solo tendría amor; si pedía poder, solo tendría poder; pero si pedía Sabiduría, tendría todos los demás dones. Salomón pidió Sabiduría, Dios se la concedió, y así fue como se convirtió en el Sabio Salomón.


Hagámonos amigos de la Sabiduría y apliquémosla en todo lo que nos haga sufrir; así disolveremos toda situación inconveniente, trayendo bienaventuranza y felicidad. “Yo Soy envolviendo en el Rayo de la Sabiduría esta situación, para que se resuelva ahora”.


Sin Sabiduría, no podemos obtener nada, y si conseguimos algo ignorantemente, se nos desbaratará, ya que la Sabiduría da sostenimiento, continuidad dentro de la creación, produciendo todo lo bello y bueno que nos hace felices en la existencia terrena y en la vida celestial también.


Extraído del Libro “RAYO DORADO”, de Rubén Cedeño.

Editores: Rubén Cedeño y Fernando Candiotto.



Artículos Destacados