RAYO VIOLETA

Un Grupo Espiritual presta un mejor servicio cuando dentro él todos son de mente libre y practican el ceremonial, dentro de las relaciones humanas, de forma natural, sin boato ni escenificaciones teatrales.


Los Grupos tienen que ser libres de poseer un idioma especial, un solo “Libro Sagrado”, en específico, y no deben tener formulaciones dogmáticas de la Verdad, uniformes, uso obligatorio de insignias o distintivos, ni seguir obligatoriamente reglas ni prohibiciones, actuar en secreto, unilateralmente o parcialmente.


Los Grupos Espirituales tendrán orden, pero sin estructura dogmática; nombre pero sin abanderamientos; y sede, pero libres, como trabajadores y servidores obedientes, internamente, a los principios de la Conciencia Crística, a la necesidad del Grupo y a lo que requiera la humanidad. No serán una nueva división en el mundo, pues lo se procura es la unidad, fundirse, y no separarse.


FINAL


Si estás de acuerdo con esto, levántate de la inactividad y ponte a trabajar ya; la Jerarquía Espiritual te necesita como un soldado en la expansión de la “Luz de Dios que nunca falla”.


Extraído del Libro “ESOTERISMO DE LA METAFÍSICA – TOMO III”, de Rubén Cedeño.

Editorial Señora Porteña.


Artículos Destacados