“QUIÉN ES EL MAESTRO”

El Maestro Espiritual no es el que dirige, ordena, somete, explota o se aprovecha del estudiante; es el que, con sus instrucciones, va abriendo el entendimiento a nuevos estados de conciencia; haciendo que se corrijan errores, malos sentimientos y pensamientos; alineando la personalidad para que la “Luz del Alma” y la “Voz del Silencio” sea la que guíe; convirtiendo a la persona en “Lámpara para sí mismo”, en un ser de “Buena Voluntad”, de “Rectas Relaciones Humanas”, y en un eficiente “Servidor Mundial”.

OBRA DEL MAESTRO

· Ser Bondadoso y Fraternal en la maldad. · Enseñar la Ley Divina al que no la sabe. · Amar y unir al que odia y separa. · Embellecer, Armonizar y Purificar. · Sanar al enfermo. · Cultivar Ideales Nobles. · Perdonar ante la agresión.

La labor del Maestro es instruir a la humanidad sobre la naturaleza del “Cristo Interno”, sobre el uso positivo de la mente y la Ley de Karma; vivir de acuerdo a las virtudes de los “Siete Rayos”; editar, distribuir y expandir libros con los contenidos de la Enseñanzas de la Jerarquía Espiritual; sostener páginas web, radios, publicaciones con la Enseñanza Espiritual de los Maestros Ascendidos; también ayudar a enfermos, presos, personas de bajos recursos económicos y desvalidos.

Recuerda el Maestro Koot Hoomi: “Todo trabajo útil y desinteresado es labor del Maestro, y por Él lo debes hacer. Deberás poner toda tu atención en cada parte, a medida que lo hagas, para que resulte lo mejor posible. Nunca debes olvidarlo, sea cual fuere otra labor que pudiera presentarse”.

Extraído del Libro “PRIMERA INICIACIÓN”, de

Rubén Cedeño.


Artículos Destacados