QUÉ PASA AL ORAR EL PADRE NUESTRO

Orar el Padre Nuestro nos lleva a meditar en DIOS, sus Aspectos, sus Planos y Leyes; a hacer comunicación con Dios, el Plano Espiritual, los Ángeles, Santos, Maestros y Seres de Luz, activando los Siete Aspectos de Dios y los Siete Principios. Al rezarlo, nos retirarnos interna o externamente, y a veces lo hacemos por la sencilla necesidad íntima de estar en Contacto Divino y concienciar a Dios por puro amor a Él, sin esperar nada; también para producir un milagro, solucionar algo inarmonioso, disolver situaciones negativas, pagar deudas de amor, acabar con angustias, situaciones difíciles, dejar de sentirnos abandonados, injustamente tratados o sin la asistencia divina.

Orar el Padre Nuestro es un acto íntimo en el que nos encontramos con la Divinidad y en el estado de mayor altura espiritual. Cuando lo hacemos, todo a nuestro alrededor se llena de luz, y miríadas de Ángeles, Maestros y Seres de Luz están a nuestra escucha. Es una actividad sublime. ya que encierra la sumisión de nuestro “yo personal”, fundiendo nuestra voluntad humana con la Voluntad Divina, y nuestro Espíritu es tocado por DIOS.
"Si no tenemos tiempo para rezar el Padre Nuestro, es porque nuestro tiempo está siendo ocupado por problemas y enfermedades”. Si haces tiempo para orar el Padre Nuestro, ese momento será aprovechado al no tener problemas o eliminarlos al aparecer. Pensemos y meditemos en Dios, concentrándonos en cada frase del Padre Nuestro.
Texto extraído del libro "Padre Nuestro Metafísica" de Rubén Cedeño, publicado por Editorial Señora Porteña