PRIMERA INICIACIÓN, POR ANNIE BESANT

1. “Una vez en el Sendero, el chela viene a ser el hombre sin hogar, porque considera la Tierra como su morada. No tiene tampoco residencia especial, y su única patria es el sitio donde pueda servir a su Maestro. Mientras franquea este primer grado del Sendero, debe evitar tres obstáculos –llamados técnicamente ‘trabas’ o ‘ligaduras’-, pues como ahora se dirige a grandes pasos hacia la perfección, trata de eliminar radicalmente los defectos de carácter, llevando hasta el extremo las tareas que se han impuesto”.



2. Es semejante a la respuesta que en el tercer acto de “Il Trovatore” -ópera de Verdi, con libreto de Salvatore Cammarano-, le da Azucena al Conde, cuando le pregunta: “¿A dónde te diriges?”, y ella le responde: “D’una zingara è costume muover senza disegno il passo vagabondo, ed è suo tetto il ciel, sua patria il mondo”. Traducido: “Es costumbre de los gitanos encaminar sus pasos sin rumbo alguno. Su techo es el cielo; su patria, el mundo”.

Extraído del Libro “PRIMERA INICIACIÓN”, de Rubén Cedeño.