"PRESENCIA DE AMIDA BUDDHA"

La Esencia Suprema de la Luz, personificada como uno de los Dhyâni Buddhas de la Jerarquías Creadoras, Amida Buddha –la “Luz Infinita del Esplendor sin Límites” y la Compasión Divina-, se hizo presente en este Punto del Plano Mental como la Esencia de la Luz entre la Mónada y el incipiente triple vehículo inferior.


Veamos cómo Madame Helena Petrovna Blavatsky describe esto en “La Doctrina Secreta”: “El supremo Buddha, o Amitâbha, en el momento de la creación del hombre, emanó de su ojo derecho un rayo de color rosa. El rayo emitió un sonido y se convirtió en Padmapâni Boddhisattwa. Después, la Divinidad emanó de su ojo izquierdo un rayo de luz azul que, encarnado en las dos vírgenes Dolma, adquirió el poder de iluminar las mentes de los seres vivientes. Amitâbha llamó entonces a la combinación, que inmediatamente tomó su morada en el hombre: “Om Mani Padme Hum”, “Yo Soy la Joya en el Loto y en él permaneceré”. Entonces Padmapâni, “el Uno en el Loto”, hizo voto de trabajar sin descanso hasta conseguir que la humanidad sintiese la presencia de Él en sí misma, y de este modo se salvara de las miserias del renacimiento. Prometió además conseguirlo antes del término del Kalpa, añadiendo que, en caso de fracasar, quería que su cabeza se rompiese en innumerables fragmentos. Terminó el Kalpa sin que la humanidad lo sintiese en su frío y malvado corazón; por lo que la cabeza de Padmapâni quedó destrozada y dispersa en mil pedazos. Movida la Divinidad a compasión, volvió a juntar los pedazos en diez cabezas, tres blancas y siete de diversos colores. Desde aquel día, el hombre es un perfecto número DIEZ”.


El punto de unión de la “Divina Mónada Virginal” que desciende y la energía negativa de lo que iba a ser el “vehículo inferior” que asciende, formó una “Cruz Energética”; esta vorágine de LUZ generó diferentes rayos de Luz en forma de pétalos de Loto, conservando en su centro la “Triple Joya del Loto” que es la Esencia de la Conciencia de la Mónada en el Plano Mental Superior, conteniendo los Tres Átomos Maestros Permanentes de los Cuerpos Átmico, Búddhico y Mental Superior de la “Divina Mónada Virginal”, insuflados por la Luz de la Jerarquía Creadora, como si fueran tres fulgurantes gemas: una Zafiro Azul Sol, otra Topacio Dorado Sol y la última, Rosa de Francia Rosada del Sol. Esto es el “Alma Divina”, representada por la cruz central del “Símbolo del Propósito del Pacto”.


Extraído del Libro “ESOTERISMO