PRÁCTICA DEL LIBRO

Hasta comenzar a poner en práctica los preceptos de “A los pies del Maestros” no se comienza a vivenciar la verdadera espiritualidad.


Es tanta su importancia como libro oficial de la Jerarquía Espiritual, que, para su estudio, lleva el sello de aprobación del Señor Koot Hoomi, Instructor Mundial, y del Señor Maitreya, Buddha de la Tierra.


No basta leer y decir que los preceptos del libro “A los pies del Maestro” son bellos, interesantes y verdaderos; si queremos vivenciar la espiritualidad realmente, debemos hacer exactamente lo que ellos dicen. Un hambriento solo se sacia comiendo, no contemplando la comida. Los preceptos “A los pies del Maestro” deben penetrar todos los hechos de nuestra vida. Los Maestros no ordenan ni obligan a que nosotros cumplamos sus enseñanzas o lo que hay que hacer; somos nosotros los que decidimos a hacerlo, y no perdernos ni una jota de lo que dicen o sugieren. Comenzamos a practicar esto con nuestro facilitador físico.


Es importante que tengamos la certeza mental de que estos conocimientos son los más reales, permanente e importantes. La práctica del libro “A los pies del Maestro”, debe ser tan real como la existencia del Monte Ávila, la Cibeles, el glaciar Perito Moreno, el Canal de Panamá o la Estatua de la Libertad.


SE TOMA CADA PRECEPTO DEL MAESTRO KOOT HOOMI, SE APRENDE DE MEMORIA Y SE PRACTICA HASTA DOMINARLO, ASÍ HASTA EL FINAL DEL LIBRO.


Extraído del Libro “A LOS PIES DEL MAESTRO”, de Alciones (J. Krishnamurti).

Editorial Señora Porteña.