POR DISCERNIMIENTO

Por Discernimiento escojo vivir en el Bien.

Por Discernimiento escojo vivir en la Fe. Por Discernimiento escojo vivir en el Entusiasmo.

Por Discernimiento escojo vivir en la Fortaleza.

Por Discernimiento escojo vivir en la Unidad.

Por Discernimiento escojo vivir en la Inteligencia.

Por Discernimiento escojo vivir en el Cariño.

Por Discernimiento escojo vivir en la Armonía.

Por Discernimiento escojo vivir en la Belleza.

Por Discernimiento escojo vivir en la Salud.

Por Discernimiento escojo vivir en la Verdad.

Por Discernimiento escojo vivir en la Abundancia.

Por Discernimiento escojo vivir en la Paz.

Por Discernimiento escojo vivir en la Espiritualidad.

Por Discernimiento escojo vivir en el Perdón.

Por Discernimiento escojo vivir en Amor Compasivo.


Todo aquello que no conduzca a la armonía, a la felicidad, a la perfección, por Discernimiento, lo puedes rechazar mentalmente, diciendo: “LE QUITO PODER”. Si esto se hace con convicción mental y de todo coraz