PODERES

Mantener la atención firme en la Presencia “Yo Soy” da un Poder invencible que ninguna manifestación humana puede derrumbar.
El poder de calificar con el "Yo Soy” y de decidir cómo se quiere que el “Poder de la Vida Eterna” actúe a través de uno es inmenso.
Dice el Maestro Saint Germain: “Aquel que conoce el Poder de Dios dentro de sí no tiene por qué temerle a nada ni a nadie”. Tú puedes afirmar: “YO CONOZCO EL PODER DE DIOS DENTRO DE MÍ, Y NO LE TEMO A NADA NI A NADIE”. Usando estas leyes, uno se encontrará logrando el dominio sobre los cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego.





Podemos llegar a convertirnos en un poder tan inamovible, que no haya nada en el mundo que pueda permanecer en pie ante la avalancha de nuestros decretos sobre un asunto específico. Por medio de los decretos, los Maestros pueden descargar una poderosa actividad vibratoria a nuestro alrededor, aunque nosotros permanezcamos ignorantes de semejante bendición.
Cuando alguien está lleno de Amor Divino, nadie puede hacerle daño, porque se erige alrededor una Magna Armadura de Protección que nada puede penetrar. Hay que entender que el pensamiento, el sentimiento y la acción no son más que tres expresiones de la “Fuerza Una”.
Texto extraído del libro "Saint Germain Plus" de Rubén Cedeño, Editorial Señora Porteña
Artículos Destacados