PLAN DIVINO DE DIOS PARA NUESTRO SISTEMA SOLAR

CONCLUSIÓN

¡Así que pueden ver, de alguna manera, lo esencial que resulta poder transmitirle a toda la humanidad, especialmente a los estudiantes, la necesidad de acelerar la frecuencia vibratoria de los electrones en sus cuerpos emocional, mental, etérico y físico!

Existen diversas formas y medios para lograr esta aceleración. Uno de los mayores medios naturales es la respiración rítmica que se les ha enseñado a utilizar en las clases de la Transmisión de la Llama. ¡Como Maestro, he expuesto esta materia con devoción, durante años, porque se trata del ritmo de la Creación!

Cuando atraen esa energía hacia la Llama de su corazón y la expanden, comienzan a armonizarse con el ritmo natural que existe en todas las actividades de la naturaleza; ese ritmo es absoluto e ininterrumpido en la salida y puesta del Sol, la subida y bajada de las mareas, en el cambio de las estaciones. En las Edades Doradas, la humanidad gozó de la mayor Paz, Iluminación, salud física y opulencia que haya conocido; durante esos períodos, el ritmo natural de la vida era observado absolutamente en la respiración y en todas las facetas de expresión.



¡Toda la Ley de la Vida se sintetiza en el ritmo de la magnetización y la irradiación! Si hay demasiado poder de magnetización y no hay una irradiación equivalente de bendiciones, ¡se pierde el ritmo! Si hay demasiada ministración de bendiciones sin la suficiente magnetización de poder desde la Fuente de todo Bien por la cual se vive, hay agotamiento y todo tipo de angustias, desarmonía y caos, como resultado de la falta de ritmo.


Para que den la máxima asistencia en este Empuje Cósmico del momento, aceleren las vibraciones en ustedes mismos y las expandan entonces a toda la humanidad, les pido que realicen un esfuerzo extra y mantengan el ritmo armónico en sus voces, trabajos, paseos, servicios, tratamientos y en todo lo que realicen. Esto permitirá que irradie a través de ustedes mi Presencia Confortadora y estimule el Espíritu Santo en todos aquellos que ustedes contacten.

¡Les doy la bendición del Espíritu Santo, y les pido que presten amorosa atención a mis palabras, recordando siempre que EL EJEMPLO ES MÁS IMPORTANTE QUE CUALQUIER PROFESIÓN DE FE!


Extraído del libro: "PLAN DIVINO DE DIOS PARA NUESTRO SISTEMA SOLAR"

de los Maestros Ascendidos